Inasistencia alimentaria, un delito permanente

Tan solo en el Huila las demandas por inasistencia alimentaria ascienden a 5 mil. El delito, que se ha convertido en la cuota inicial de algunas problemáticas sociales no distingue clases sociales. Alcaldes, concejales, funcionarios públicos, entre otros, encabezan la lista negra.

El rol de la mujer dentro de la sociedad colombiana ha sufrido diversas transformaciones. Asumir el papel de padre y madre a la vez, sin duda ha sido uno de los retos más significativos de la época, donde el factor común es encontrar un núcleo familiar compuesto por la madre y sus hijos.

Cada día crece el número de padres que sin medir consecuencias abandonan sus hogares, dejando toda la responsabilidad que un hijo implica sobre la mujer. Según la Dirección de Fiscalías Seccional Huila, a la fecha y tan solo en este departamento los casos de inasistencia alimentaria ascienden a 5.000.

Mujeres, madres, hijas, hermanas, profesionales, empleadas, seres humanos que además de tener, como todos, un universo interior, deben sobreponerse a las adversidades y seguir adelante.

En el caso de específico de Neiva, el panorama no es para nada alentador. “Es preocupante, la irresponsabilidad de los hombres con la obligación alimentara para sus hijos, que es el principal deber de solidaridad que el ser humano debe cumplir con su descendencia, con su sangre. Solo en Neiva tenemos 1.959 Querellas por inasistencia alimentaria”, indico el Director de Fiscalías Seccional Huila, Fernando Morales.

Para los 36 municipios restantes, la cifra actual es de 3.006 demandas por el mismo motivo, que se convierte en una problemática social que afecta directamente a la familia y en especial a las mujeres.

“Dada la descomposición familiar existente y la falta alimentaria, los niños quedan completamente desprotegidos por irresponsabilidad de sus padres, ahí es cuando se dedican a robar, al vicio y eso lo vemos en el incremento de la delincuencia juvenil”, explico el Director de Fiscalías Seccional Huila.

Diariamente a la Sala de Atención al Usuario (SAU) del Palacio de Justicia de Neiva, llegan cinco demandas por inasistencia alimentaria, delito que no diferencia estratos sociales, pues la lista negra la conforman desde empelados del común hasta alcaldes, políticos, concejales, ex funcionarios públicos, personajes reconocidos de la sociedad huilense, entre otros.

Con la gran cantidad de demandas recibidas el sistema penal acusatorio se ve seriamente congestionado, “son procesos que llegan a diario, a los cuales se le dedica el tiempo y esfuerzos necesarios que se podrían aprovechar en casos como terrorismo, rebelión, extorsión, entre otros”, agrego Morales.

Igualmente el alto numero de demandas instauradas a la fecha, pone en evidencia el inconformismo de las mujeres, el rechazo a la irresponsabilidad paternal, a sobre llevar cargas que no les corresponden, el deseo de no callar más y hacer cumplir los derechos de sus hijos.

¿Cura o enfermedad?

Aunque la Ley colombiana estipula una pena de 16 a 72 meses en prisión para los hombres que no cumplan con la cuota alimentaria pactada, hay un porcentaje alto que logra ‘burlar’ la norma. “La inasistencia alimentaria es un delito permanente, es decir que la persona puede incurrir en el varias veces en el, e ir varias veces a la cárcel por lo mismo”, explico Morales.

El proceso de demanda por alimentos tiene una duración aproximada de seis meses, tiempo durante el cual la madre asume la totalidad de los gastos del menor. “En cuanto se establezca la cuota económica el padre deberá pagar a partir de ese momento y la suma del tiempo en que no lo ha hecho. Es retroactivo”, agrego el Director de Fiscalías.

Sin embargo, si el padre no cumple con el acuerdo económico, la justicia decidirá la condena a pagar en prisión, tiempo durante el cual el hombre es exonerado de la cuota alimentaria establecida, dejando una vez más a su hijo desprotegido y a la mujer a cargo de todo.

Sumado a esto, hay casos en los que las mujeres no tienen como demostrar físicamente los ingresos del padre, una desventaja que afecta directamente la cuota asignada. “Se hace una ponderación de acuerdo a la solvencia económica del padre, pero si no hay un promedio de los ingresos, se fija sobre el salario mínimo. El porcentaje depende del numero de hijos que tenga la persona, sean de matrimonio o no, cada caso es diferente”, señalo el representante de la Fiscalía.

De acuerdo con la legislación colombiana, la protección alimentaria incluye aspectos como educación, vivienda, vestuario, recreación, salud, “todo lo que necesita un ser humano para vivir en condiciones dignas”, puntualizo Morales.

A la cárcel por inasistencia alimentaria

Muchos son los casos en que el padre se abstiene de pagar la cuota alimentaria establecida y pone en riesgo la integridad de sus hijos, que no es un juego. Como ultima instancia, la cárcel es la herramienta utilizada para que tomen conciencia de ello.

Es el caso de Luis Evelio Cabrera Stirling, quien con una condena ejemplarizante, expedida por el Juzgado Tercero Penal Municipal de Pitalito, deberá purgar una condena de 40 meses de prisión y 22 Salarios Mínimos Legales Mensual Vigentes (SMLMV), por el delito de inasistencia alimentaria.

La demanda fue instaurada por la señora Adriana Palechor, ex compañera sentimental de Cabrera, quien se separo del hombre hace casi dos años, según ella por los constante maltratos físicos a los que era sometida.

Fruto de esa unión, la pareja tiene dos menores de 2 y 6 años, con quienes la mujer reside en la vereda La Cabaña, zona rural del municipio de Salado Blanco.

“La madre quien actúa como representante de los menores, es una persona de muy bajos recursos que consigue el sustento para los niños desempeñándose como jornalera en labores agrícolas. Ante la ausencia de la cuota alimentaria por parte del padre determino interponer la correspondiente denuncia”, indico la fiscal 34 Local de Pitalito, Rosa Virginia Rojas.

Asimismo agregó que el sentenciado, natural y residente en el municipio de Oporapa, dejó de cancelar las mesadas alimentarias establecidas para la manutención de sus dos hijos. “La pena por ser elevada, no le permitió concesiones penales, por el contrario, la misma se hizo afectiva con la emisión de orden de captura por parte del Juzgado y el traslado de esta persona a centro penitenciario”, dijo la funcionaria del ente oficial.

Proliferación de denuncias en Pitalito

La delegada del ente acusador confirmó que en la actualidad, la Fiscalía 34 adelanta más de 300 investigaciones en cumplimiento de denuncias interpuestas por mujeres, quienes acuden a los estrados judiciales como única opción para que sus ex compañeros sentimentales cumplan con la manutención de sus hijos.

“Con la defensoría pública y jueces estamos trabajando en concientizar a los padres en estar al día en el pago de las cuotas alimentarias, en cumplimiento de su responsabilidad. Nuestro interés a toda costa es el beneficio de los menores, estipulado en el artículo 40 de la Constitución Política de Colombia”, puntualizo la Fiscal.

La Nación, Neiva

Fuente: http://www.lanacion.com.co/2011/03/09/inasistencia-alimentaria-un-delito-permanente/